Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Inicio

Legislación

De acuerdo a las Directrices del artículo 8 del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, para proteger a la población de los efectos de la exposición al humo de tabaco ajeno, una legislación de ambientes 100% libres de humo debe ser:

  1. Simple, clara y fácil de aplicar: debe establecer la prohibición de fumar en todos los lugares cerrados de acceso público y todos los lugares de trabajo, entendiendo por lugar “cerrado” los espacios cubiertos por un techo y una o más paredes, independientemente del material de construcción y de si la estructura es permanente o temporal.  La ley no debe contemplar excepciones, como sectores designados para fumar o espacios estructuralmente separados para fumadores. Tampoco debe contemplar falsas soluciones como la utilización de aparatos purificadores de aire para ventilar.
  2. Sancionada e implementada por el Estado: la sanción de leyes u ordenanzas es la única forma de garantizar la protección de la salud, por lo que no puede permitirse la regulación voluntaria que deja en manos de los propietarios de los establecimientos la protección de la salud del público y de los trabajadores y trabajadoras.
  3. Universal: debe proteger a todos los trabajadores y trabajadoras por igual de la exposición a humo de tabaco en lugares de trabajo cerrados y a todas las personas que concurran a establecimientos cerrados de acceso público, por lo que no deben permitirse excepciones de ningún tipo.
  4. Adecuadamente implementada: la sola sanción no es suficiente sino que debe acompañarse de un plan de implementación basado en experiencias exitosas y adecuadas a los recursos y medios disponibles en cada lugar en particular. Debe designarse un órgano específico de control para garantizar el cumplimiento.
  5. Acompañada de un plan de educación e información a la comunidad sobre la importancia sanitaria de la ley.
  6. Acompañada de un rol activo de la sociedad civil en la aplicación y promoción de la ley, su evaluación y su cumplimiento.

Las leyes de restricción parcial que admiten la habilitación de sectores para fumar con separación estructural y/o el uso de aparatos de ventilación no son efectivas y dejan sin protección a numerosos trabajadores y trabajadoras. Estas leyes, que son promovidas por la industria tabacalera, son ineficaces para reducir el consumo de tabaco de la población adulta y la iniciación del consumo en los jóvenes. Además, su implementación es costosa y compleja y su índice de cumplimiento es significativamente más bajo que el de las leyes de ambientes 100% libres de humo de tabaco porque dan un mensaje confuso ya que al permitir que se continúe fumando en algunos espacios públicos cerrados, no desnaturalizan el acto de fumar.

Contacto

Secretariado: FIC Argentina

aliarargentina@gmail.com

(+54 11) 4775 8290

 

^ Arriba