Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Inicio

Ambientes 100% libres de humo


¿Cómo se contamina el aire con humo de tabaco?

Se contamina cuando hay al menos una persona que fuma cualquier forma de tabaco en un lugar cerrado. Las personas fumadoras y no fumadoras que se encuentran en dichos lugares cerrados inhalan el humo de tabaco, producido por la combinación del humo exhalado por el fumador y del humo proveniente del extremo encendido de un cigarrillo, un cigarro o una pipa. Este aire contaminado es inhalado por las personas presentes y se conoce como exposición a humo de tabaco ajeno o "tabaquismo pasivo".

¿Qué contiene el humo de tabaco que contamina los ambientes cerrados?

Contiene más de 4000 sustancias, entre ellas tóxicos, irritantes, mutágenos y 69 sustancias que producen cáncer. Estas sustancias presentes en el humo de tabaco son reconocidas por la comunidad científica como mortales y son inhaladas por las personas que se encuentran en un lugar cerrado donde alguien fuma.

Algunas de ellas son:

  • Gases venenosos: monóxido de carbono, butano, amoniaco, tolueno, cianuro
  • Químicos cancerígenos: vinilo, benceno, formaldehido, polonio
  • Metales tóxicos: plomo, arsénico, cadmio, cromo.

¿Cuáles son los efectos de la exposición al humo de tabaco?

La exposición al humo de tabaco es una de las causas conocidas de cáncer de pulmón,  enfermedades coronarias, bajo peso al nacer y trastornos pulmonares crónicos tales como bronquitis y asma (particularmente en niños y niñas). De hecho, una de cada diez muertes atribuibles al tabaco se debe a la exposición involuntaria de los no fumadores al humo de tabaco ajeno.

La exposición al humo de tabaco en personas adultas que no fuman:

  • Aumenta un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular

  • Aumenta un 25% el riesgo de padecer cáncer de pulmón

  • Aumenta el riesgo de desarrollar asma y la frecuencia de crisis asmáticas

  • Aumenta hasta un 70% el riesgo de cáncer de mama, particularmente cuando la exposición se da en mujeres jóvenes

  • Aumenta el riesgo de enfermedades crónicas respiratorias, con aparición de síntomas como tos, catarro, flema y fatiga

  • Aumenta los síntomas irritativos como picazón de ojos, ardor de garganta, estornudos y congestión

  • Aumenta el riesgo de desarrollar diabetes en un 16%

  • Aumenta en un 25% el riesgo de desarrollar un ataque cerebrovascular

La exposición al humo de tabaco ajeno en la niñez:

  • Aumenta de 2 a 5 veces el riesgo de muerte súbita del lactante, que se produce en niños y niñas menores de un año

  • Aumenta hasta un 40% el riesgo de padecer asma y, en niñas y niños asmáticos, aumenta la frecuencia de las crisis

  • Aumenta un 70% los episodios de catarro de vías aéreas superiores y de infecciones respiratorias como la neumonía y la otitis

  • Aumenta las consultas a la guardia y el ausentismo en la escuela

No hay un nivel seguro de exposición al humo de tabaco ajeno. Así lo reconoce el artículo 8 del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT) que declara que “la evidencia científica ha establecido inequívocamente que la exposición al humo del tabaco causa la muerte, enfermedades y discapacidad” y recomienda la implementación de ambientes 100% libres de humo de tabaco en todos los espacios cerrados de acceso público y lugares de trabajo.

¿Qué es un ambiente 100% libre de humo?

Un ambiente es 100% libre de humo cuando no está permitido fumar en su interior y no admite áreas para fumar, ni siquiera con separación estructural, ni falsas soluciones como la ventilación o los purificadores de aire ya que estas medidas son inútiles para eliminar los tóxicos del humo de tabaco. Que un lugar cerrado sea 100% libre de humo implica, por lo tanto, que solamente se puede fumar al aire libre y preferentemente lejos de las aberturas, para evitar que los tóxicos del tabaco ingresen y contaminen los espacios interiores.
Por eso, la única manera eficaz de proteger a toda la población y garantizar el derecho de todas las personas a disfrutar del grado máximo de salud que se pueda lograr es implementar ambientes 100% libres de humo.

¿Cuáles son los estándares internacionales en materia de legislación que proteja contra la exposición al humo de tabaco?

De acuerdo a las Directrices del artículo 8 del CMCT, para proteger a la población de los efectos de la exposición al humo de tabaco ajeno, una legislación de ambientes 100% libres de humo debe ser:

  1. Simple, clara y fácil de aplicar: debe establecer la prohibición de fumar en todos los lugares cerrados de acceso público y todos los lugares de trabajo, entendiendo por lugar “cerrado” los espacios cubiertos por un techo y una o más paredes, independientemente del material de construcción y de si la estructura es permanente o temporal.  La ley no debe contemplar excepciones, como sectores designados para fumar o espacios estructuralmente separados para fumadores. Tampoco debe contemplar falsas soluciones como la utilización de aparatos purificadores de aire para ventilar.
  2. Sancionada e implementada por el Estado: la sanción de leyes u ordenanzas es la única forma de garantizar la protección de la salud, por lo que no puede permitirse la regulación voluntaria que deja en manos de los propietarios de los establecimientos la protección de la salud del público y de los trabajadores y trabajadoras.
  3. Universal: debe proteger a todos los trabajadores y trabajadoras por igual de la exposición a humo de tabaco en lugares de trabajo cerrados y a todas las personas que concurran a establecimientos cerrados de acceso público, por lo que no deben permitirse excepciones de ningún tipo.
  4. Adecuadamente implementada: la sola sanción no es suficiente sino que debe acompañarse de un plan de implementación basado en experiencias exitosas y adecuadas a los recursos y medios disponibles en cada lugar en particular. Debe designarse un órgano específico de control para garantizar el cumplimiento.
  5. Acompañada de un plan de educación e información a la comunidad sobre la importancia sanitaria de la ley.
  6. Acompañada de un rol activo de la sociedad civil en la aplicación y promoción de la ley, su evaluación y su cumplimiento.

Las leyes de restricción parcial que admiten la habilitación de sectores para fumar con separación estructural y/o el uso de aparatos de ventilación no son efectivas y dejan sin protección a numerosos trabajadores y trabajadoras. Estas leyes, que son promovidas por la industria tabacalera, son ineficaces para reducir el consumo de tabaco de la población adulta y la iniciación del consumo en los jóvenes. Además, su implementación es costosa y compleja y su índice de cumplimiento es significativamente más bajo que el de las leyes de ambientes 100% libres de humo de tabaco porque dan un mensaje confuso ya que al permitir que se continúe fumando en algunos espacios públicos cerrados, no desnaturalizan el acto de fumar.

Contacto

Secretariado: FIC Argentina

aliarargentina@gmail.com

(+54 11) 4775 8290

 

^ Arriba